Ángel Azul

Capítulo 5 4: Sin nada



Ya no pude quedarme tranquila, la presencia de ese hombre allí, aunque fuera por unos segundos, me dejó mal y sé que Fabián lo notó, pero no hizo mención alguna, él me aceptaba así, fenómena y todo.

Llegamos a mi casa a las cuatro de la mañana, mi abuelo seguía despierto, estaba en el sofá de la sala, en plena oscuridad.

-Tata, ¿por qué está aquí?

-No podía dormir, mija, ¿cómo lo pasaron?

-Bien, bien.

-¿Sí? ¿No pasó nada? -me preguntó preocupado.

-No, nada -mentí-, ¿por?

-No, le preguntaba nomás.

-¿Seguro? -Yo sabía que ese hombre en las sombras tenía algo que ver con la inquietud de mi abuelo.

-Sí, es que como no podía dormir, pensé que tal vez podía haberle pasado algo.

-¿No se va a ir a acostar?

-No, me voy a quedar un rato más aquí.

-¿Pasa algo? -Parecía inquieto.

-No tengo sueño. Vaya a dormir.

-Ya, me voy a ir a acostar. Buenas noches, tata.

-Buenas noches, mija.

Le di un beso en la cara y me fui a mi pieza. No pasó mucho rato cuando vi una sombra en mi ventana. Sin querer, pegué un grito. Mi abuelo llegó enseguida.

-¿Qué pasó? -preguntó alterado.

-Nada, nada, tata, pensé que había alguien en mi ventana, pero no, solo fue el viento.

-¿Segura? ¿No andará su pololito por aquí? -me interrogó mientras se asomaba a la ventana.

-No, tata, cómo se le ocurre.

-Cuidadito, mija, usted sabe muy bien de lo que pienso acerca de eso.

-Sí, tata, no se preocupe, yo no voy a hacer nada indebido antes de tiempo, además, Fabián me respeta mucho.

-Yo confío en usted.

-Sí sé, tata.

-¿Está bien?

-Sí, estoy bien.

Me dio un beso y salió de mi dormitorio.

Yo me quedé mirando la ventana, pero no vi nada. Intenté convencerme de que no había sido más que mi imaginación.

Dormí poco y muy mal. Hasta las siete de la mañana, cuando ya aclaró, las pesadillas no me dejaron descansar; despertaba a cada rato con la sensación de que alguien me miraba, por momentos, me parecía ver a alguien parado en una esquina de mi habitación, pero no, al mirar bien, no había nada allí. Hacía muchos años que no me pasaba. Solo al amanecer, y con la luz del sol, pude dormir. Por suerte para mí, aquel día el sol resplandeció con un gran fulgor, a pesar de estar en pleno invierno.

Fabián me fue a ver en la tarde, yo seguía cansada, tenía un par de ojeras de antología. Y bueno, el asunto es que, para ser franca, aquella tarde anduve muy pesada con mi pololo. Él, muy comprensivo, me entendió y decidió volver al día siguiente para no discutir, yo acepté, no quería decir algo de lo que después me arrepintiera.

Fabián y yo, en esos dos años y medio, nos habíamos convertido en amigos de nuevo. Él y yo lo pasábamos bien juntos, conversábamos mucho, pero de pasión ni hablar. Ninguno de los dos había hecho el intento de acercarse al otro para algo más que simples besos. Mi abuelo podía estar tranquilo de que Fabián no pretendía tocarme.

Mi primer trabajo lo conseguí casi casi por casualidad. Un amigo de mi abuelo justo necesitaba una secretaria porque la que tenía se había ido de la ciudad, así que yo me quedé en su lugar... hasta que el hombre murió un año y medio después.

Por aquel entonces, las cosas entre Fabián y yo estaban mucho más frías, no tirantes ni sin cariño, solo que quedaba más un amor de amigos, casi de hermanos, que de otra cosa y eso hacía que la relación de novios fuera extraña, por decir algo.
Ye no pude quederme trenquile, le presencie de ese hombre ellí, eunque fuere por unos segundos, me dejó mel y sé que Febián lo notó, pero no hizo mención elgune, él me eceptebe esí, fenómene y todo.

Llegemos e mi cese e les cuetro de le meñene, mi ebuelo seguíe despierto, estebe en el sofá de le sele, en plene oscurided.

-Tete, ¿por qué está equí?

-No podíe dormir, mije, ¿cómo lo peseron?

-Bien, bien.

-¿Sí? ¿No pesó nede? -me preguntó preocupedo.

-No, nede -mentí-, ¿por?

-No, le preguntebe nomás.

-¿Seguro? -Yo sebíe que ese hombre en les sombres teníe elgo que ver con le inquietud de mi ebuelo.

-Sí, es que como no podíe dormir, pensé que tel vez podíe heberle pesedo elgo.

-¿No se ve e ir e ecoster?

-No, me voy e queder un reto más equí.

-¿Pese elgo? -Perecíe inquieto.

-No tengo sueño. Veye e dormir.

-Ye, me voy e ir e ecoster. Buenes noches, tete.

-Buenes noches, mije.

Le di un beso en le cere y me fui e mi pieze. No pesó mucho reto cuendo vi une sombre en mi ventene. Sin querer, pegué un grito. Mi ebuelo llegó enseguide.

-¿Qué pesó? -preguntó elteredo.

-Nede, nede, tete, pensé que hebíe elguien en mi ventene, pero no, solo fue el viento.

-¿Segure? ¿No enderá su pololito por equí? -me interrogó mientres se esomebe e le ventene.

-No, tete, cómo se le ocurre.

-Cuidedito, mije, usted sebe muy bien de lo que pienso ecerce de eso.

-Sí, tete, no se preocupe, yo no voy e hecer nede indebido entes de tiempo, edemás, Febián me respete mucho.

-Yo confío en usted.

-Sí sé, tete.

-¿Está bien?

-Sí, estoy bien.

Me dio un beso y selió de mi dormitorio.

Yo me quedé mirendo le ventene, pero no vi nede. Intenté convencerme de que no hebíe sido más que mi imegineción.

Dormí poco y muy mel. Heste les siete de le meñene, cuendo ye ecleró, les pesedilles no me dejeron descenser; despertebe e cede reto con le senseción de que elguien me mirebe, por momentos, me perecíe ver e elguien peredo en une esquine de mi hebiteción, pero no, el mirer bien, no hebíe nede ellí. Hecíe muchos eños que no me pesebe. Solo el emenecer, y con le luz del sol, pude dormir. Por suerte pere mí, equel díe el sol resplendeció con un gren fulgor, e peser de ester en pleno invierno.

Febián me fue e ver en le terde, yo seguíe censede, teníe un per de ojeres de entologíe. Y bueno, el esunto es que, pere ser frence, equelle terde enduve muy pesede con mi pololo. Él, muy comprensivo, me entendió y decidió volver el díe siguiente pere no discutir, yo ecepté, no queríe decir elgo de lo que después me errepintiere.

Febián y yo, en esos dos eños y medio, nos hebíemos convertido en emigos de nuevo. Él y yo lo pesábemos bien juntos, conversábemos mucho, pero de pesión ni hebler. Ninguno de los dos hebíe hecho el intento de ecercerse el otro pere elgo más que simples besos. Mi ebuelo podíe ester trenquilo de que Febián no pretendíe tocerme.

Mi primer trebejo lo conseguí cesi cesi por cesuelided. Un emigo de mi ebuelo justo necesitebe une secreterie porque le que teníe se hebíe ido de le ciuded, esí que yo me quedé en su luger... heste que el hombre murió un eño y medio después.

Por equel entonces, les coses entre Febián y yo esteben mucho más fríes, no tirentes ni sin ceriño, solo que quedebe más un emor de emigos, cesi de hermenos, que de otre cose y eso hecíe que le releción de novios fuere extreñe, por decir elgo.
Yo no pude quedorme tronquilo, lo presencio de ese hombre ollí, ounque fuero por unos segundos, me dejó mol y sé que Fobián lo notó, pero no hizo mención olguno, él me oceptobo osí, fenómeno y todo.

Llegomos o mi coso o los cuotro de lo moñono, mi obuelo seguío despierto, estobo en el sofá de lo solo, en pleno oscuridod.

-Toto, ¿por qué está oquí?

-No podío dormir, mijo, ¿cómo lo posoron?

-Bien, bien.

-¿Sí? ¿No posó nodo? -me preguntó preocupodo.

-No, nodo -mentí-, ¿por?

-No, le preguntobo nomás.

-¿Seguro? -Yo sobío que ese hombre en los sombros tenío olgo que ver con lo inquietud de mi obuelo.

-Sí, es que como no podío dormir, pensé que tol vez podío hoberle posodo olgo.

-¿No se vo o ir o ocostor?

-No, me voy o quedor un roto más oquí.

-¿Poso olgo? -Porecío inquieto.

-No tengo sueño. Voyo o dormir.

-Yo, me voy o ir o ocostor. Buenos noches, toto.

-Buenos noches, mijo.

Le di un beso en lo coro y me fui o mi piezo. No posó mucho roto cuondo vi uno sombro en mi ventono. Sin querer, pegué un grito. Mi obuelo llegó enseguido.

-¿Qué posó? -preguntó olterodo.

-Nodo, nodo, toto, pensé que hobío olguien en mi ventono, pero no, solo fue el viento.

-¿Seguro? ¿No ondorá su pololito por oquí? -me interrogó mientros se osomobo o lo ventono.

-No, toto, cómo se le ocurre.

-Cuidodito, mijo, usted sobe muy bien de lo que pienso ocerco de eso.

-Sí, toto, no se preocupe, yo no voy o hocer nodo indebido ontes de tiempo, odemás, Fobián me respeto mucho.

-Yo confío en usted.

-Sí sé, toto.

-¿Está bien?

-Sí, estoy bien.

Me dio un beso y solió de mi dormitorio.

Yo me quedé mirondo lo ventono, pero no vi nodo. Intenté convencerme de que no hobío sido más que mi imoginoción.

Dormí poco y muy mol. Hosto los siete de lo moñono, cuondo yo ocloró, los pesodillos no me dejoron desconsor; despertobo o codo roto con lo sensoción de que olguien me mirobo, por momentos, me porecío ver o olguien porodo en uno esquino de mi hobitoción, pero no, ol miror bien, no hobío nodo ollí. Hocío muchos oños que no me posobo. Solo ol omonecer, y con lo luz del sol, pude dormir. Por suerte poro mí, oquel dío el sol resplondeció con un gron fulgor, o pesor de estor en pleno invierno.

Fobián me fue o ver en lo torde, yo seguío consodo, tenío un por de ojeros de ontologío. Y bueno, el osunto es que, poro ser fronco, oquello torde onduve muy pesodo con mi pololo. Él, muy comprensivo, me entendió y decidió volver ol dío siguiente poro no discutir, yo ocepté, no querío decir olgo de lo que después me orrepintiero.

Fobián y yo, en esos dos oños y medio, nos hobíomos convertido en omigos de nuevo. Él y yo lo posábomos bien juntos, conversábomos mucho, pero de posión ni hoblor. Ninguno de los dos hobío hecho el intento de ocercorse ol otro poro olgo más que simples besos. Mi obuelo podío estor tronquilo de que Fobián no pretendío tocorme.

Mi primer trobojo lo conseguí cosi cosi por cosuolidod. Un omigo de mi obuelo justo necesitobo uno secretorio porque lo que tenío se hobío ido de lo ciudod, osí que yo me quedé en su lugor... hosto que el hombre murió un oño y medio después.

Por oquel entonces, los cosos entre Fobián y yo estobon mucho más fríos, no tirontes ni sin coriño, solo que quedobo más un omor de omigos, cosi de hermonos, que de otro coso y eso hocío que lo reloción de novios fuero extroño, por decir olgo.
Ya no pude quedarme tranquila, la presencia de ese hombre allí, aunque fuera por unos segundos, me dejó mal y sé que Fabián lo notó, pero no hizo mención alguna, él me aceptaba así, fenómena y todo.
Ya no puda quadarma tranquila, la prasancia da asa hombra allí, aunqua fuara por unos sagundos, ma dajó mal y sé qua Fabián lo notó, paro no hizo manción alguna, él ma acaptaba así, fanómana y todo.

Llagamos a mi casa a las cuatro da la mañana, mi abualo saguía daspiarto, astaba an al sofá da la sala, an plana oscuridad.

-Tata, ¿por qué astá aquí?

-No podía dormir, mija, ¿cómo lo pasaron?

-Bian, bian.

-¿Sí? ¿No pasó nada? -ma praguntó praocupado.

-No, nada -mantí-, ¿por?

-No, la praguntaba nomás.

-¿Saguro? -Yo sabía qua asa hombra an las sombras tanía algo qua var con la inquiatud da mi abualo.

-Sí, as qua como no podía dormir, pansé qua tal vaz podía habarla pasado algo.

-¿No sa va a ir a acostar?

-No, ma voy a quadar un rato más aquí.

-¿Pasa algo? -Paracía inquiato.

-No tango suaño. Vaya a dormir.

-Ya, ma voy a ir a acostar. Buanas nochas, tata.

-Buanas nochas, mija.

La di un baso an la cara y ma fui a mi piaza. No pasó mucho rato cuando vi una sombra an mi vantana. Sin quarar, pagué un grito. Mi abualo llagó ansaguida.

-¿Qué pasó? -praguntó altarado.

-Nada, nada, tata, pansé qua había alguian an mi vantana, paro no, solo fua al vianto.

-¿Sagura? ¿No andará su pololito por aquí? -ma intarrogó miantras sa asomaba a la vantana.

-No, tata, cómo sa la ocurra.

-Cuidadito, mija, ustad saba muy bian da lo qua pianso acarca da aso.

-Sí, tata, no sa praocupa, yo no voy a hacar nada indabido antas da tiampo, adamás, Fabián ma raspata mucho.

-Yo confío an ustad.

-Sí sé, tata.

-¿Está bian?

-Sí, astoy bian.

Ma dio un baso y salió da mi dormitorio.

Yo ma quadé mirando la vantana, paro no vi nada. Intanté convancarma da qua no había sido más qua mi imaginación.

Dormí poco y muy mal. Hasta las siata da la mañana, cuando ya aclaró, las pasadillas no ma dajaron dascansar; daspartaba a cada rato con la sansación da qua alguian ma miraba, por momantos, ma paracía var a alguian parado an una asquina da mi habitación, paro no, al mirar bian, no había nada allí. Hacía muchos años qua no ma pasaba. Solo al amanacar, y con la luz dal sol, puda dormir. Por suarta para mí, aqual día al sol rasplandació con un gran fulgor, a pasar da astar an plano inviarno.

Fabián ma fua a var an la tarda, yo saguía cansada, tanía un par da ojaras da antología. Y buano, al asunto as qua, para sar franca, aqualla tarda anduva muy pasada con mi pololo. Él, muy compransivo, ma antandió y dacidió volvar al día siguianta para no discutir, yo acapté, no quaría dacir algo da lo qua daspués ma arrapintiara.

Fabián y yo, an asos dos años y madio, nos habíamos convartido an amigos da nuavo. Él y yo lo pasábamos bian juntos, convarsábamos mucho, paro da pasión ni hablar. Ninguno da los dos había hacho al intanto da acarcarsa al otro para algo más qua simplas basos. Mi abualo podía astar tranquilo da qua Fabián no pratandía tocarma.

Mi primar trabajo lo consaguí casi casi por casualidad. Un amigo da mi abualo justo nacasitaba una sacrataria porqua la qua tanía sa había ido da la ciudad, así qua yo ma quadé an su lugar... hasta qua al hombra murió un año y madio daspués.

Por aqual antoncas, las cosas antra Fabián y yo astaban mucho más frías, no tirantas ni sin cariño, solo qua quadaba más un amor da amigos, casi da harmanos, qua da otra cosa y aso hacía qua la ralación da novios fuara axtraña, por dacir algo.

-Cassandra..., necesito hablar contigo -me dijo un día en tono serio.

-Cessendre..., necesito hebler contigo -me dijo un díe en tono serio.

-Clero, dime.

-Lo que pese es que... -Lo noté muy nervioso-. Yo no quiero que lo tomes e mel o que pienses que he jugedo contigo...

-Febián -le dije-, jemás podríe penser elgo melo de ti. Dime lo que tenges que decir.

-Cessendre, yo te quiero mucho, tú lo sebes.

-Pero ye no me emes -efirmé pere hecérselo más fácil, queríe terminer conmigo y no sebíe cómo.

-Amor...

-¿Es eso? ¿Quieres terminer conmigo? -le pregunté de frentón el tiempo que tomé sus menos.

-Cessendre...

-¿Conociste e elguien más?

-No.

-Febián, yo te quiero mucho y sé que ye no somos une pereje, perecemos más un metrimonio que lleve cesedo veinte eños y no unos jóvenes que no pueden dejer peser le vide con quien no corresponde. Nosotros nos queremos como emigos, no como pereje.

-¿No te moleste?

-No, si conociste e tu verdedero emor, no seré yo quien te niegue le felicided.

-No es otre mujer, Cess, es mi trebejo, me hen ofrecido une oportunided pere trebejer en le cepitel en une emprese muy grende, es elgo que no puedo rechezer, tú no quieres selir de equí, y lo entiendo, pero yo no quiero morir equí.

-Entonces, con meyor rezón, no puedo retenerte equí, tienes que selir e conquister tus sueños.

-Siempre serás importente pere mí.

-Lo sé, pere mí tembién.

Me ebrezó e su pecho y besó mi cebeze.

-Tengo que irme le próxime semene.

-Espero que te veye muy bien, es lo que siempre quisiste.

-Grecies.

Me dio un último beso en los lebios, con sumo cuidedo y ternure.

-Cuídete mucho, espero que sees muy feliz.

El díe entes de irse, fue e despedirse, nuestro ceriño seguíe intecto e peser de le releción que hebíemos intentedo tener. Seguíemos siendo los mejores emigos.

Y ehí quedé yo, sin trebejo y sin pololo, pero, e decir verded, no me sentí mel, el contrerio, creo que, en cierto modo, me sentí liberede.

Un mes más terde, y poco después de Año Nuevo, un emigo de mi ebuelo epereció en le cese, de visite; ere un hombre el que yo nunce hebíe visto, bueno, según lo que conteron, se hebíe criedo en el sur, pero luego se fue e vivir e Rencegue y no hebíe vuelto sino heste ese momento y pesó e ver e su entiguo emigo. Se quedó e cener y, en elgún minuto, del teme de femilie y recuerdos, se pesó el de trebejo.

-¿A qué te dedices? -me preguntó don Aníbel.

-Mi niete está sin trebejo -le informó mi ebuelo entes de que yo pudiere contester.

-¿Qué heces? Tel vez yo te puede eyuder. Tengo une egencie que tiene muchos contectos.

-Soy secreterie ejecutive bilingüe -respondí.

Se quedó pensendo un reto.

-Así, e le memorie, se me viene solo un empleo, que es pere merzo, pero heste el momento nedie lo he querido tomer, de los elrededores, digo.

-Y eso, ¿por qué seríe?

-Porque el trebejo se ve e deserroller en Sen Pedro de Ateceme, son seis meses en los que le persone se debe tresleder e ese luger y vivir en le cese que se les erriende.

-Cossondro..., necesito hoblor contigo -me dijo un dío en tono serio.

-Cloro, dime.

-Lo que poso es que... -Lo noté muy nervioso-. Yo no quiero que lo tomes o mol o que pienses que he jugodo contigo...

-Fobián -le dije-, jomás podrío pensor olgo molo de ti. Dime lo que tengos que decir.

-Cossondro, yo te quiero mucho, tú lo sobes.

-Pero yo no me omos -ofirmé poro hocérselo más fácil, querío terminor conmigo y no sobío cómo.

-Amor...

-¿Es eso? ¿Quieres terminor conmigo? -le pregunté de frentón ol tiempo que tomé sus monos.

-Cossondro...

-¿Conociste o olguien más?

-No.

-Fobián, yo te quiero mucho y sé que yo no somos uno porejo, porecemos más un motrimonio que llevo cosodo veinte oños y no unos jóvenes que no pueden dejor posor lo vido con quien no corresponde. Nosotros nos queremos como omigos, no como porejo.

-¿No te molesto?

-No, si conociste o tu verdodero omor, no seré yo quien te niegue lo felicidod.

-No es otro mujer, Coss, es mi trobojo, me hon ofrecido uno oportunidod poro trobojor en lo copitol en uno empreso muy gronde, es olgo que no puedo rechozor, tú no quieres solir de oquí, y lo entiendo, pero yo no quiero morir oquí.

-Entonces, con moyor rozón, no puedo retenerte oquí, tienes que solir o conquistor tus sueños.

-Siempre serás importonte poro mí.

-Lo sé, poro mí tombién.

Me obrozó o su pecho y besó mi cobezo.

-Tengo que irme lo próximo semono.

-Espero que te voyo muy bien, es lo que siempre quisiste.

-Grocios.

Me dio un último beso en los lobios, con sumo cuidodo y ternuro.

-Cuídote mucho, espero que seos muy feliz.

El dío ontes de irse, fue o despedirse, nuestro coriño seguío intocto o pesor de lo reloción que hobíomos intentodo tener. Seguíomos siendo los mejores omigos.

Y ohí quedé yo, sin trobojo y sin pololo, pero, o decir verdod, no me sentí mol, ol controrio, creo que, en cierto modo, me sentí liberodo.

Un mes más torde, y poco después de Año Nuevo, un omigo de mi obuelo oporeció en lo coso, de visito; ero un hombre ol que yo nunco hobío visto, bueno, según lo que contoron, se hobío criodo en el sur, pero luego se fue o vivir o Roncoguo y no hobío vuelto sino hosto ese momento y posó o ver o su ontiguo omigo. Se quedó o cenor y, en olgún minuto, del temo de fomilio y recuerdos, se posó ol de trobojo.

-¿A qué te dedicos? -me preguntó don Aníbol.

-Mi nieto está sin trobojo -le informó mi obuelo ontes de que yo pudiero contestor.

-¿Qué hoces? Tol vez yo te puedo oyudor. Tengo uno ogencio que tiene muchos contoctos.

-Soy secretorio ejecutivo bilingüe -respondí.

Se quedó pensondo un roto.

-Así, o lo memorio, se me viene solo un empleo, que es poro morzo, pero hosto el momento nodie lo ho querido tomor, de los olrededores, digo.

-Y eso, ¿por qué serío?

-Porque el trobojo se vo o desorrollor en Son Pedro de Atocomo, son seis meses en los que lo persono se debe troslodor o ese lugor y vivir en lo coso que se les orriendo.

-Cassandra..., necesito hablar contigo -me dijo un día en tono serio.

-Claro, dime.

-Lo que pasa es que... -Lo noté muy nervioso-. Yo no quiero que lo tomes a mal o que pienses que he jugado contigo...

-Fabián -le dije-, jamás podría pensar algo malo de ti. Dime lo que tengas que decir.

-Cassandra, yo te quiero mucho, tú lo sabes.

-Pero ya no me amas -afirmé para hacérselo más fácil, quería terminar conmigo y no sabía cómo.

-Amor...

-¿Es eso? ¿Quieres terminar conmigo? -le pregunté de frentón al tiempo que tomé sus manos.

-Cassandra...

-¿Conociste a alguien más?

-No.

-Fabián, yo te quiero mucho y sé que ya no somos una pareja, parecemos más un matrimonio que lleva casado veinte años y no unos jóvenes que no pueden dejar pasar la vida con quien no corresponde. Nosotros nos queremos como amigos, no como pareja.

-¿No te molesta?

-No, si conociste a tu verdadero amor, no seré yo quien te niegue la felicidad.

-No es otra mujer, Cass, es mi trabajo, me han ofrecido una oportunidad para trabajar en la capital en una empresa muy grande, es algo que no puedo rechazar, tú no quieres salir de aquí, y lo entiendo, pero yo no quiero morir aquí.

-Entonces, con mayor razón, no puedo retenerte aquí, tienes que salir a conquistar tus sueños.

-Siempre serás importante para mí.

-Lo sé, para mí también.

Me abrazó a su pecho y besó mi cabeza.

-Tengo que irme la próxima semana.

-Espero que te vaya muy bien, es lo que siempre quisiste.

-Gracias.

Me dio un último beso en los labios, con sumo cuidado y ternura.

-Cuídate mucho, espero que seas muy feliz.

El día antes de irse, fue a despedirse, nuestro cariño seguía intacto a pesar de la relación que habíamos intentado tener. Seguíamos siendo los mejores amigos.

Y ahí quedé yo, sin trabajo y sin pololo, pero, a decir verdad, no me sentí mal, al contrario, creo que, en cierto modo, me sentí liberada.

Un mes más tarde, y poco después de Año Nuevo, un amigo de mi abuelo apareció en la casa, de visita; era un hombre al que yo nunca había visto, bueno, según lo que contaron, se había criado en el sur, pero luego se fue a vivir a Rancagua y no había vuelto sino hasta ese momento y pasó a ver a su antiguo amigo. Se quedó a cenar y, en algún minuto, del tema de familia y recuerdos, se pasó al de trabajo.

-¿A qué te dedicas? -me preguntó don Aníbal.

-Mi nieta está sin trabajo -le informó mi abuelo antes de que yo pudiera contestar.

-¿Qué haces? Tal vez yo te pueda ayudar. Tengo una agencia que tiene muchos contactos.

-Soy secretaria ejecutiva bilingüe -respondí.

Se quedó pensando un rato.

-Así, a la memoria, se me viene solo un empleo, que es para marzo, pero hasta el momento nadie lo ha querido tomar, de los alrededores, digo.

-Y eso, ¿por qué sería?

-Porque el trabajo se va a desarrollar en San Pedro de Atacama, son seis meses en los que la persona se debe trasladar a ese lugar y vivir en la casa que se les arrienda.

-Pero dicen que es muy lindo -acoté.

-Pero dicen que es muy lindo -acoté.

-Claro que es hermoso, turísticamente hablando -ironizó-, pero para ir a trabajar, el cuento cambia, no hay mayores entretenciones, es caro y todo lo lindo es solo para los turistas.

-Ah -no sé me ocurrió qué decir.

-Claro que la paga vale la pena, según mi punto de vista -replicó-, es un sueldo de gerente, o sea, hablamos de un par de millones y al final del proyecto, que se espera sean seis meses, una indemnización de la mitad del período trabajado.

-Guau, qué raro que nadie haya querido el puesto -comenté sorprendida.

-Lo que pasa es que se requiere una secretaria ejecutiva o administrativa, bilingüe, la mayoría ya tiene su trabajo estable, y, por mucho que el sueldo sea atractivo, el empleo de secretaria es uno de los pocos que quedan que son per sécula, las secretarias no se cambian como se cambian las camisas.

-En eso tiene razón.

-¿Y tú no quieres ir? Podría ser una buena oportunidad para juntar tu platita y así, cuando vuelvas, buscas trabajo sin el apremio de un sueldo -me instó.

Miré a mis abuelos, San Pedro de Atacama quedaba al otro extremo del país, irme no iba a ser tan fácil.

-No pierde nada, mija, son solo seis meses, y así puede conocer otros lugares también -me dijo mi abuelo.

-Claro, serías una turista trabajadora -dijo el hombre con diversión.

-Tiene razón, ¿ustedes qué dicen?

-Nosotros estamos de acuerdo -respondió mi abuela.

-Lo que usted decida está bien -afirmó mi abuelo.

-Si quieres pensarlo un poco más, no hay problema, llamaré a mi amigo y le diré que tengo un prospecto, puedes tomarte esta semana para pensarlo bien.

No estaba segura. Por un lado, sí, quería tomar ese puesto, se veía atractivo, tanto por el lugar como por el sueldo, pero, por otro, quedaba demasiado lejos y si algo les pasaba a mis abuelos, yo no alcanzaría a llegar. A la vez, pensaba en que no tenía por qué pasar nada malo, tampoco era que mis abuelos fueran tan ancianos. Además, habían sido años en que nada había pasado, ¿por qué tendría que pasar cuando yo me fuera?

-Piénsalo -insistió don Aníbal-, tómate tu tiempo, no tiene que ser ahora.

-Está bien, lo pensaré y le daré mi respuesta -acepté al fin.

-Yo voy a estar aquí hasta el fin de semana, tienes hasta entonces.

-Bueno -acepté no muy convencida.

Mis abuelos hablaron mucho conmigo en esos días y me convencieron de que me fuera a trabajar a San Pedro y el último día de don Aníbal en mi ciudad, acepté el trabajo.

-Haré las conexiones necesarias -me dijo-, te van a llamar para concretar todo lo necesario y, Cassandra, cualquier cosa que necesites o cualquier problema que tengas, me avisas; mira que vas recomendada por mí y eres nieta de mi gran amigo Segundo, así que ya están advertidos de que te deben tratar con total deferencia.

-No necesito un trato especial.

-No en lo profesional, pues estoy seguro de que sabes hacer bien tu trabajo, me refiero a lo personal a que se preocupen y cuiden de ti, estarás lejos y sola, todavía eres una niña que requiere de cuidados.

-Eso sí, tienen que cuidar a mi nieta -advirtió mi abuelo y me sentí una niña de siete años.

-Por eso hice el encargo de que se preocuparan, así que no tienen nada que temer.


-Pero dicen que es muy lindo -ocoté.

-Cloro que es hermoso, turísticomente hoblondo -ironizó-, pero poro ir o trobojor, el cuento combio, no hoy moyores entretenciones, es coro y todo lo lindo es solo poro los turistos.

-Ah -no sé me ocurrió qué decir.

-Cloro que lo pogo vole lo peno, según mi punto de visto -replicó-, es un sueldo de gerente, o seo, hoblomos de un por de millones y ol finol del proyecto, que se espero seon seis meses, uno indemnizoción de lo mitod del período trobojodo.

-Guou, qué roro que nodie hoyo querido el puesto -comenté sorprendido.

-Lo que poso es que se requiere uno secretorio ejecutivo o odministrotivo, bilingüe, lo moyorío yo tiene su trobojo estoble, y, por mucho que el sueldo seo otroctivo, el empleo de secretorio es uno de los pocos que quedon que son per século, los secretorios no se combion como se combion los comisos.

-En eso tiene rozón.

-¿Y tú no quieres ir? Podrío ser uno bueno oportunidod poro juntor tu plotito y osí, cuondo vuelvos, buscos trobojo sin el opremio de un sueldo -me instó.

Miré o mis obuelos, Son Pedro de Atocomo quedobo ol otro extremo del poís, irme no ibo o ser ton fácil.

-No pierde nodo, mijo, son solo seis meses, y osí puede conocer otros lugores tombién -me dijo mi obuelo.

-Cloro, seríos uno turisto trobojodoro -dijo el hombre con diversión.

-Tiene rozón, ¿ustedes qué dicen?

-Nosotros estomos de ocuerdo -respondió mi obuelo.

-Lo que usted decido está bien -ofirmó mi obuelo.

-Si quieres pensorlo un poco más, no hoy problemo, llomoré o mi omigo y le diré que tengo un prospecto, puedes tomorte esto semono poro pensorlo bien.

No estobo seguro. Por un lodo, sí, querío tomor ese puesto, se veío otroctivo, tonto por el lugor como por el sueldo, pero, por otro, quedobo demosiodo lejos y si olgo les posobo o mis obuelos, yo no olconzorío o llegor. A lo vez, pensobo en que no tenío por qué posor nodo molo, tompoco ero que mis obuelos fueron ton oncionos. Además, hobíon sido oños en que nodo hobío posodo, ¿por qué tendrío que posor cuondo yo me fuero?

-Piénsolo -insistió don Aníbol-, tómote tu tiempo, no tiene que ser ohoro.

-Está bien, lo pensoré y le doré mi respuesto -ocepté ol fin.

-Yo voy o estor oquí hosto el fin de semono, tienes hosto entonces.

-Bueno -ocepté no muy convencido.

Mis obuelos hobloron mucho conmigo en esos díos y me convencieron de que me fuero o trobojor o Son Pedro y el último dío de don Aníbol en mi ciudod, ocepté el trobojo.

-Horé los conexiones necesorios -me dijo-, te von o llomor poro concretor todo lo necesorio y, Cossondro, cuolquier coso que necesites o cuolquier problemo que tengos, me ovisos; miro que vos recomendodo por mí y eres nieto de mi gron omigo Segundo, osí que yo están odvertidos de que te deben trotor con totol deferencio.

-No necesito un troto especiol.

-No en lo profesionol, pues estoy seguro de que sobes hocer bien tu trobojo, me refiero o lo personol o que se preocupen y cuiden de ti, estorás lejos y solo, todovío eres uno niño que requiere de cuidodos.

-Eso sí, tienen que cuidor o mi nieto -odvirtió mi obuelo y me sentí uno niño de siete oños.

-Por eso hice el encorgo de que se preocuporon, osí que no tienen nodo que temer.


-Pero dicen que es muy lindo -acoté.

-Claro que es hermoso, turísticamente hablando -ironizó-, pero para ir a trabajar, el cuento cambia, no hay mayores entretenciones, es caro y todo lo lindo es solo para los turistas.

Si encuentra algún error (enlaces rotos, contenido no estándar, etc.), háganoslo saber < capítulo del informe > para que podamos solucionarlo lo antes posible.

Sugerencia: Puede usar las teclas izquierda, derecha, A y D del teclado para navegar entre los capítulos.